Archivo de la categoría: de Fermentados

Lineal de Cervezas Importadas y Artesanales

La Cerveza

La cerveza es una de las bebidas más antiguas en la de la humanidad. Aparece en la historia hace 8.000 A.C, aunque algunos historiadores dicen que su aparición data de 10.000 A.C con el surgimiento de la agricultura en el paleolítico superior. Se dice que la historia del pan y de la cerveza se relacionan ya que las culturas primitivas en Mesopotamia, al hacer pan y dejarlo en contacto con el agua y las levaduras salvajes, se fermentaba de manera espontánea. Los sumerios comenzaron la producción un poco más tecnificada, después fueron los egipcios quienes mejoraron las técnicas de producir cerveza y aromatizarla con miel y especias. Era una bebida social, al igual que el vino a la que llamaban “Zythum”o “Zythos”. Su consumo era solo para las clases sociales altas. La expansión de la cerveza llega hasta la península ibérica por los intercambios comerciales entre los diferentes pueblos y los celtas adoptan esta bebida y mejoran las técnicas de elaboración.

No era todavía en ese entonces un producto como el que conocemos hoy en día, ya que eran técnicas rudimentarias que fueron evolucionando con el tiempo. Para la edad media los monjes guardaron esta receta de la cerveza y son quienes comienzan a agregarle lúpulo a la cerveza por sus propiedades aromáticas y conservantes, hasta que en los siglos XIV y XVI comienzan las pequeñas cervecerías a emerger con la receta restringida (cebada malteada, agua, levaduras y lúpulo). Para el siglo XVIII con la revolución industrial se crean las grandes cervecerías que son las que cambian el consumo de la cerveza a nivel mundial.

La cerveza no es un destilado. Es un fermentado de cereales, especialmente como la cebada, trigo y otros cereales como el centeno, avena, arroz y maíz, estos dos últimos, se han utilizado en Asia y América. A estos cereales, en especial la cebada se “maltea”, es decir que se les agrega agua a los granos para que estos germinen y el contenido de almidón se transforme en azucares fermentables. Posteriormente se secan por medio de calor y se prepara una harina. A esta harina le agrega agua y levaduras para que los azucares sean transformados en alcohol y finalmente se aromatiza con lúpulo, que es una flor que le aporta sabor, amargor y es un excelente antiséptico ya que no deja que se desarrollen microorganismos que estropeen su producción.

El mundo de la cerveza es muy amplio porque a partir de las dos grandes familias de cervezas; Ale y Lager, cada país productor tiene su estilo. Por ahora, recomiendo a los lectores comenzar a explorar y experimentar los sabores y aromas de cada cerveza que podemos encontrar en el mercado local.

Cervezas Ale.

En el mundo de las cervezas podemos encontrar dos familias muy amplias; las cervezas Ale y las cervezas lager.

La diferencia entre estas dos familias es que las Ale son cervezas de fermentación alta, y las lagers de fermentación baja.  Cuando hablamos de fermentación alta, las levaduras realizan la fermentación sobre la superficie del líquido durante tres o cuatro días con temperaturas de 25°C aproximadamente.

De acuerdo con la calidad y a las características organolépticas que le desee dar cada cervecería, las dejaran hasta dos semanas. Consecutivamente a este proceso, estas cervezas pueden ser maduradas en frio y también dependiendo de su estilo, pueden tener una segunda o más fermentaciones. Entre más fermentaciones se realicen, más alto será su contenido alcohólico.

En la familia de las Ale podemos encontrar cervezas pálidas, oscuras, con graduaciones alcohólicas altas y bajas, amargas, poco amargas, con poco o mucho cuerpo. Todo depende de la cervecería, de la calidad de la malta, del lúpulo que se utilice y del país productor. Hoy en día se elaboran en casi todo el mundo, pero los países más importantes en su producción son Gran Bretaña, Bélgica y Alemania. 

Las cervezas Ale, se consumen al clima desde los 10°C hasta los 13°C y en algunos casos hasta 18°C. Las temperaturas cambian los sabores y aromas, es por eso, que para apreciar las buenas cervezas debemos tener en cuenta las temperaturas.

Cervezas Lager

Las Cervezas Lager son de fermentación baja, a diferencia de las Ale que son de fermentación alta.  En el caso de la fermentación baja, se utilizan levaduras especiales (Saccharomyces uvarum y la Saccharomyces carlsbergensis) que actúan a bajas temperaturas (de 6°C a 10°C) y se depositan en el fondo de la superficie del líquido. Esta fermentación será mucho más lenta. Como resultado se obtendrán cervezas más ligeras, con un alto contenido en gas carbónico y una graduación alcohólica más moderada, claro está que podremos encontrar cervezas lager con graduaciones alcohólicas altas. Posteriormente la maduración se realiza a temperaturas de 0°C a 4°C durante dos meses, seis meses o más tiempo, dependiendo las características que cada cervecería desee lograr.

Esta familia de cervezas Lager son elaboradas en todo el mundo y son más conocidas que las Ale. En las Lager, podemos encontrar el estilo Pilsener (República Checa) , que son las que comúnmente consumimos y otros estilos no muy conocidos como Münich (Alemania), Viena (Austria) , Dortmunder (Alemania), Bock y Doppelbock  (Alemania) . Hallaremos cervezas rubias, rojas, negras, pálidas, oscuras, con y sin mucho cuerpo, con alto y bajo contenido en lúpulo al igual que las Ale.  Las cervezas Lager se caracterizan por ser ligeras y refrescantes, aunque algunas como las Bock son más fuertes y estructuradas.

La temperatura ideal para consumir las cervezas Lager es entre 6°C a 10°C. Es importante mencionar que el sabor de la cerveza dependerá del país donde se elabore, así como el tipo de cereal y lúpulo que se utilice, el agua, las levaduras como otros factores que determinarán las características organolépticas (aromas, sabores, texturas) a pesar del estilo de la cerveza.