Archivo de la categoría: de la Vid

Franjas del Vino yd el CAfe

Geografía Vitivinícola

Aunque la vid es una planta que puede adaptarse a diferentes climas y suelos, existen zonas específicas en el globo terráqueo en donde la vid encuentra las condiciones ambientales para su mejor desarrollo y para la producción de vinos de excelente calidad. Estas zonas se ubican aproximadamente desde el paralelo 30º hasta los 52º de latitud, en los hemisferios norte y sur.

La vid necesita de las estaciones, ya que el clima cálido ayuda a su crecimiento y a la maduración de sus granos, como también el invierno, hace que la vid descanse. Los suelos deben ser pobres en materia orgánica; arenosos, arcillo-arenosos, arcillosos, calcáreos, pedregosos porque la planta busca los nutrientes de la tierra y ella misma los sabe administrar.

Es también necesaria la cantidad de sol, pero tampoco en exceso, muy poca cantidad de agua (350 a 750 mm aproximado por año) y se debe dar una cosecha anual.

Desde comienzos del siglo XVI  el mundo del vino se dividió en dos categorías principales: Los vinos de viejo mundo y nuevo mundo.  Los vinos de viejo mundo, como este título indica, son  vinos que  tienen una historia mucho más antigua en su trayectoria de producción y donde las técnicas tradicionales y el terruño forman parte de la “personalidad” única y especial de cada vino. 

Algunos países que hacen parte del viejo mundo vitivinícola son: Grecia, Italia, Francia, España, Portugal, Alemania, Austria, Bulgaria, Georgia, Hungría, Rumania, Suiza, entre otros países europeos, incluyendo también algunos países del norte de África y Asia como algunos países árabes.

En el nuevo mundo, en cambio, son vinos que a pesar de las técnicas tradicionales que llegaron de viejo mundo, son mucho más tecnificados y jóvenes, ya que su historia comienza desde hace 500 años, el varietal (tipo de uva) es esencial, como también la mano del enólogo quien es el que le da la “personalidad” a los vinos.

Algunos países que hacen parte del nuevo mundo vitivinícola son: Canadá, Estados Unidos, México, Perú, Chile, Argentina, Uruguay, Brasil, Bolivia, Gran Bretaña, Sudáfrica, India, Australia, Nueva Zelanda, entre otros.

Es importante destacar que, aunque viejo mundo y nuevo mundo tengan diferencias muy marcadas, el punto donde se ponen de acuerdo es que no hay buenos vinos sin buenos terruños. No es lo mismo un Cabernet Sauvignon producido en Francia que uno producido en California o en Australia. Es así como cada técnica de cultivo y elaboración de vinos, cada terruño y cada etiqueta de nuevo o viejo mundo, nos ofrecen una diversidad de matices y estilos fascinantes de acuerdo con cada necesidad y gusto del consumidor.

Denominacion de Origen de Navarra

Las denominaciones de origen

Las denominaciones de origen son normas que fueron creadas en 1958 (Arreglo de Lisboa) para regular ciertos productos agrícolas o alimenticios, originarios de un país, de una región o localidad geográfica específica, en donde su calidad se debe al medio geográfico en el cual las condiciones ambientales y la mano del hombre hacen exclusivos dichos productos.

Estas normas también protegen al consumidor ya que le garantizan la calidad del producto y su procedencia.

En el caso de los vinos, existen países como Francia, que ha imitado este principio de protección de la identidad regional de cada producto y ha adoptado su propio sistema de denominaciones haciendo un poco más complejas sus clasificaciones.

Un ejemplo, son los vinos de mesa, los vinos del país, la Appellation d’origine contrôlée (AOC), que dentro de esta denominación se encuentra un sistema interno de “Crus” (terruños), “Premier Crus” y “Grand Crus”, pero pueden cambiar de acuerdo a la región.

Cabe aclarar que, dentro de todas las categorías, existen subcategorías para la clasificación de los vinos como el contenido de azucares naturales, graduaciones alcohólicas, varietales específicos, localidades, guarda, etc.

Otros países han implementado mecanismos de denominación de origen, basándose en el sistema AOC, como España con dos categorías principales: Vinos de Calidad Producidos en Regiones Determinadas y vinos de la Tierra, de las cuales existen otras categorías.

En Portugal: Denominação de Origem Controlada.

En Italia: Denominazione di Origine Controllata y Denominazione di Origine Controllata e Garantita.

En América: Denominación de origen.

En Alemania: Qualitätswein bestimmter Anbaugebiete.

En Sudáfrica: Wine of Origin.

En Australia: LIP (Programa de la integridad de la etiqueta), también existen dos clasificaciones: Producto de Australia y Australia Sudoriental. Es así como cada país productor de vinos regula y controla la calidad de sus productos y es por eso que cada vez que una botella de vino se coloca en nuestra la mesa, se está colocando también todo un país, toda una región y toda una memoria cultural de un lugar sorprendente y excepcional.

Terroir en Peru

El Terroir

Cuando hablamos de “terroir” o “terruño”, nos referimos a un conjunto de factores en una zona geográfica específica, que definen y describen el viñedo y posteriormente, la calidad de las cepas y el estilo de los vinos.

Existen algunos factores muy importantes que influyen en las características del terroir y que siempre están presentes de acuerdo a la zona geográfica; como las temperaturas, los macro, meso y micro climas, la humedad o la sequedad, las horas y ubicación estratégica para la luminosidad, la intensidad de viento, cantidades y tipos de minerales que puedan existir en el suelo, pluviosidad, bacterias y enfermedades, levaduras nativas, composición del suelo y drenaje, latitud y altitud y por supuesto, la mano del hombre para el cuidado del viñedo.

También existen otros factores que son variables y que pueden afectar el viñedo y la producción de los vinos, tales como; las lluvias excesivas, las granizadas, las heladas, los vientos demasiado fuertes, las enfermedades fuera de control. Todos estos factores, hacen que las añadas (como se le denomina a las uvas que se cosechan cada año para la elaboración de vinos) sean excepcionales, buenas, no tan buenas o inolvidables de manera positiva o negativa.

La producción de vino está ligada al terroir, porque una muy buena cepa hace un muy buen vino y todos estos factores de suelo, clima y trabajo en el cuidado del viñedo no tendrían un óptimo resultado en el momento de producción, sin la ayuda del enólogo. Existen diversos terroir en el mundo que son reconocidos por la calidad y tipicidad de sus varietales y vinos, siendo estos un emblema de orgullo del país o región de origen. Los vinos, nos describen como es el entorno natural del lugar de donde provienen, por esta razón, cada vino es único ya que cada varietal encuentra el terruño ideal para su mejor desarrollo y expresión de todas sus cualidades (color, aroma y sabores). Es por eso que existe esta frase tan popular, que dice: “el vino nace en el viñedo”.

Vid creciendo

La Vid y su ciclo biológico

En mis anteriores artículos, he escrito sobre el origen y el proceso de expansión de la vid y el vino a lo largo de la historia y la importancia que ha tenido para cada cultura conocedora del cultivo de esta maravillosa planta. Para entender el vino y sus bondades, se necesita conocer especialmente a la vid.

La vid pertenece a un género de plantas Vitaceae (Vitis), con más de 60 especies. La especie más importante para la elaboración de los vinos es la especie Vitis Vinífera. Se describe como una planta arbórea, leñosa y de crecimiento ilimitado que necesita de las podas y las diferentes formas de conducción para su fácil cuidado y recolección de los frutos (uvas).

Las estaciones son muy importantes para la planta, ya que en cada una de las fases de su ciclo biológico las temperaturas y el clima influyen en la calidad de la producción de la uva.

Este ciclo biológico, comienza al final del otoño y durante el invierno, la planta entra en reposo vegetativo. A finales del invierno y casi al comienzo de la primavera ocurren el “lloro de la vid” (la savia bruta se descongela a 10ºC) y el desborre, la planta se hincha y dentro de la planta se van formando lo que más adelante van a ser las hojas, tallos y racimos.

Cuando llega la primavera, comienza la fase de brotación, es decir que toda la estructura de la planta se empieza a desarrollar y extender. En la mitad de la primavera, la floración y cuajado; sus flores hermafroditas por medio de los insectos y el viento se polinizan y fecundan los granos. A mediados del verano, los granos de uva ya formados han crecido lo suficiente y empiezan a cambiar de color (El envero).

En el envero, las uvas blancas se tornan mas amarillas y las uvas tintas toman tonalidades oscuras. Al final del verano y principios del otoño, los granos de uva se maduran, esta fase es muy importante porque determina la calidad de las uvas para la vendimia (cosecha). Al final del otoño, después de la vendimia, a la planta se le caen las hojas y entonces, la vid nuevamente se prepara para iniciar el ritual de su ciclo en el que una vez al año, nos entrega lo mejor de sus frutos para producir el tan apreciado y esperado vino.