El Orujo

El Orujo es un aguardiente con denominación de origen de Galicia, España, desde 1989. Se elabora a partir de los hollejos de la uva (cáscara) después de ser prensada y exprimida que se fermentan y posteriormente se destila en alambiques de cobre para obtener una graduación alcohólica de 35° a 60°. En muchos países de Europa, inclusive en otras regiones de España se elaboran bebidas similares.

La etimología de la palabra orujo proviene del latín “involucrum” que significa “envoltorio”, es decir que tiene relación con lo que hoy en día conocemos como la cáscara y en gallego significa “bagazo”. El origen de esta bebida tiene registros desde el año 1.600 cuando los monjes de la compañía de Jesús comenzaron a interesarse por investigar y mejorar procesos de destilación para uso medicinal. En 1617 el eclesiástico catalán Miguel Agustí publica la primera obra donde describe de manera detallada el proceso de destilación del aguardiente de orujo. Posteriormente en el año 1663 el Jesuita Anastacio Kircher publica un tratado de química donde propone los orujos como materia prima para producir alcohol. En el siglo XVII los holandeses popularizan el consumo y comercio de los aguardientes de uva en España y algunos lugares de Francia.

Existe una fiesta que se celebra cada año el segundo fin de semana de noviembre en Potes en el valle de Liebana, Cantabria donde se premian a los mejores destiladores de orujo de la región.

Dentro de las categorías de orujo se puede encontrar:

Blanco o Joven: Es aquel aguardiente que después de su proceso de destilación y estabilización se embotellan.

Anejado: Tiene un tiempo de guarda mínimo de un año en barricas de roble. Su color es dorado.

Mezcla: Suele ser mezclado con productos lácteos.  (Crema de orujo)

Aromáticos: Son aquellos en donde se utilizan uvas aromáticas como moscatel, malvasía, etc.

Aromatizados: Son aquellos que tienen un proceso de maceración con hierbas las cuales le aportan otros aromas y sabores.

El consumo del orujo ha ido evolucionando con el tiempo. En la antigüedad los campesinos lo consumían antes de comenzar sus labores en el campo. Hoy en día se consume en vasos pequeños y cortos (shots) después de las comidas como digestivo o también suele consumirse con el café.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *