La Grapa

La grappa es una bebida espirituosa o aguardiente que se elabora a partir del orujo, es decir de los restos de las uvas prensadas que se fermentan y se destilan. Para su elaboración se pueden utilizar uvas blancas o tintas. Su contenido alcohólico es de 35 a 50 grados. A una buena grappa nunca se le adiciona agua en su proceso de fermentación o destilación.

Recordemos que la destilación de los alcoholes ha sido una práctica que se remonta al siglo XII por los alquimistas y que la Escuela de Salerno comenzó a estudiar estos procesos para mejorar las técnicas y la calidad de los alcoholes y posteriormente en el año 1600 los monjes jesuitas de España, Francia y Alemania comienzan a investigar y a seguir mejorando dichos procesos con el brandy. La grappa al igual que el orujo se ha relacionado con la gente del campo y con los soldados porque siempre llevaban consigo una ración de esta bebida para la guerra. Se dice que la primer grappa se destiló en el municipio de Bassano del Grappa de la provincia de Vinceza, en la región del Véneto al norte de Italia. La denominación de origen de la grappa es de las zonas de Piemonte, Lombardía, Véneto, Trentíno, Alto Adige y Friuli ya que estas regiones han producido esta bebida desde tiempos remotos guardando aún sus tradiciones.

Las grappas se pueden clasificar en distintas categorías como por ejemplo por regiones de acuerdo a su Denominación de Origen: Friuli Venezia Giulia, Lombardia, Piemonte y del Valle D’Aosta, Trentino y del Tirol del sur, Veneto, Emilia Romagna y de Sardegna.

También se pueden clasificar por tiempo de añejamiento:

Grappa Joven (Giovane): Una vez se realiza el proceso de destilación se embotella. Suele ser incolora. Grappa añejada (Affinata): Se añejan en barricas de madera durante un tiempo mínimo de seis meses y tiene un sabor más suave y un color dorado. Grappa Vieja (vecchia): Se añeja por un tiempo mínimo de doce meses en barrica. Tiene un color ámbar y tiene una complejidad aromática que resalta la suavidad de su sabor. Grappa Reserva o Muy Añeja, (stravecchia), se envejecen por un mínimo de dieciocho meses en barricas de roble o barricas donde se ha añejado jerez 

Se pueden clasificar en dos grandes familias como:

Las grappas de Monovitigno, son aquellas elaboradas a partir de un solo tipo de uva. Se utilizan uvas muy dulces y concentradas como por ejemplo Barolo, Verduzzo, Moscato, Picolit, entre otras.  Las grappas aromatizadas, las cuales forman un grupo muy particular porque son muy especiales ya que en su interior tienen hierbas aromáticas. La conocida de estas es la grappa “alla gruta” que tiene una rama de ruda en su interior.

Por lo general, las grappas se consumen como digestivo o para acompañar el café. La temperatura de servicio varía de acuerdo con su añejamiento; las jóvenes se sirven frías y las añejas se sirven de 16° a 18°C en copas donde se pueda apreciar su aroma y sabor. En el mercado local se pueden encontrar algunas de las clasificaciones mencionadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *