Los vinos rosados

Cuando hablamos de vinos rosados, lo primero que se nos viene a la mente es una bebida ligera, fresca y suave como los vinos blancos. Le adiciono a ese pensamiento, una pequeña complejidad de un vino tinto por su proceso de producción y su tonalidad rosada, que va desde los más claros como los “Blush” (California), hasta un tono cereza brillante, pasando también por tonalidades salmón, naranjas y rosados propiamente dichos de acuerdo al tipo de cepa que se utilice y a las técnicas de elaboración. También existen vinos rosados espumantes.

Puede parecer un vino muy sencillo, pero en el fondo está lleno de sutilezas en sus aromas, sabor, color y esto lo hace un poco difícil de entender, sobre todo al realizar un buen maridaje (combinación de vino y comida).

El término “Rosé” proviene del francés “Roseè”, es un término genérico para el resto de los vinos de estas características. Existen tres métodos de elaboración para los vinos rosados: por contacto con los hollejos (piel de la uva), por sangrado (saignée) y por mezcla (uvas blancas y tintas).

Elaboración de rosados por contacto con los hollejos:

Consiste estrujar la uva (partirla) y obtener el mosto. Después ese mosto es llevado a un tanque de fermentación y se deja macerar (poner en contacto el mosto (jugo de uva) con los hollejos de las uvas tintas (piel de la uva) por un periodo corto (de 12-24 horas). Dependiendo del tiempo de maceración, más intenso será su aroma, sabor y color. Posteriormente se realiza un proceso de prensado y se descartan los hollejos para realizar la fermentación (a 18-20ºC). De este proceso se obtienen vinos rosados de buena estructura y cuerpo.

Elaboración de rosados por Sangrado:

Este método es el más tradicional para elaborar vinos rosados. Son un subproducto de la fermentación de un vino tinto, es decir, se extrae el mosto (jugo de uva) de los depósitos en los que se reciben las uvas tintas antes que inicie la fermentación. El mosto se fermenta sin el contacto de los hollejos (piel y semillas). La tonalidad rosada será aún más intensa de acuerdo a la prolongación del tiempo de espera antes de realizar el sangrado (8-18 horas aprox.). El proceso de fermentación es en frio (como los vinos blancos), se realiza con una temperatura controlada, que no supere 15ºC y los aromas afrutados característicos del vino se mantengan. También son cocidos como “vinos de una noche”.

Elaboración de rosados por  mezcla:

Es un método poco común y aconsejable enológicamente. Este método consiste en el uso de uvas tintas y blancas, realizando la fermentación con los hollejos de las uvas tintas (piel de la uva y semillas) por un tiempo poco prolongado para dar la tonalidad rosada necesaria. Esta práctica se utiliza para los vinos denominados “clarets” (claros) procedentes Burdeos, Francia y algunas regiones de España. Algunas veces los confunden con los vinos rosados.

Finalmente, los vinos rosados son un mundo interesante que pocos han explorado y que hoy en día tenemos la oportunidad de encontrar una amplia variedad en el mercado para empezar a conocer, disfrutar e incorporar en nuestro día a día como otra estupenda propuesta para llevar a casa. – Temperatura de servicio de 5-7ºC. Vinos rosados con más cuerpo 9-10ºC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *