Quesos y vinos

El maridaje de quesos y los vinos nos pueden brindar una experiencia muy interesante a nivel gastronómico. El mundo de los quesos es tan amplio como el mundo de los vinos.

Lo primordial es conocer un poco sobre los tipos de quesos y una forma de hacerlo es partiendo de la materia grasa (m-t) que contengan. Por ejemplo: los quesos doble grasos contienen un 60% de materia grasa.

Los quesos extra-grasos contienen un mínimo de 45% m-t. Los quesos grasos contienen aproximadamente 40% de m-t; Semi- grasos entre 40 y 20% m-t, los magros 20%.

Los quesos también pueden clasificar en frescos, dulces, extra-dulces, de sabor poco marcado, de sabor fuerte o muy fuerte y picante. De acuerdo con esta clasificación se escogerán los vinos para acompañar los quesos.

Existe una regla básica y es que entre más fresco y blanco sea el queso como un Brie, Camembert, Mozzarella, más suave, ligero y frutal deberá ser el vino.

Por otro lado, entre más duro, oscuro y madurado sea el queso, más complejo y potente deberá ser el vino. Los vinos aromáticos, afrutados o dulces son ideales para el queso azul.

Los vinos rosados pueden maridar bien con quesos ligeramente ácidos. Los vinos espumantes pueden ser una buena elección con quesos grasos, madurados y aromáticos.

En una tabla de quesos, se debe tener en cuenta las características de los quesos ya que, al momento de decidir el vino, lo ideal es que sea armónico con todos los quesos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *