Archivo de la etiqueta: Historia

El Singani

El singani es una bebida fermentada y destilada con un contenido alcohólico de 40%, elaboraba a partir de la uva moscatel de Alejandría, que es una uva muy aromática. Su denominación de origen es de los valles de Tarija, Cinti y Valles de Potosí en Bolivia.

El origen de esta bebida data desde épocas coloniales cuando comienza el auge de la explotación de la plata en el Cerro Rico de Potosí. Los españoles que se asentaron en esa región trataron de cultivar la vid especialmente en los valles al sur del departamento de Chuquisaca pero tuvieron muchas dificultades ya que en las épocas de invierno era difícil recolectar la uvas por las lluvias y el fuerte caudal de los ríos. Este factor impedía la elaboración de vinos, lo que llevó a los productores de uva a buscar otras alternativas, entonces comenzaron a destilar los vinos. Es de esta manera como nace el Singani y hasta 1960 se introducen métodos, más variedad de uvas y tecnología de punta para mejorar no solo la condición de los suelos sino la bebida

El singani se clasifica en:

Gran Singani o Singani de Altura: Este producto se elabora a partir de uvas Moscatel de Alejandría cultivadas a una altura mínima a 1.600 metros sobre el nivel del mar (msnm), son destilados y posteriormente embotellados o añejados en barricas de roble francés

Singani de Primera selección: Esta bebida se elabora a partir de uvas blancas, ya sea de una sola variedad de uva o varias.

Singani de segunda selección: Este tipo de Singani se produce de la fermentación de orujo (cascara, semillas y parte de la pulpa) no prensados de una o varios tipos de uva.

Es importante mencionar que la ley 1334 del 4 de mayo de 1992, dice que el Singani sólo debe elaborarse en las regiones que obtuvieron la D.O.C. Existe un coctel muy popular en Bolivia que se elabora con Singani llamado “Chuflay”, este coctel aparece a comienzos del siglo XX cuando llegan los ingleses a Bolivia para extender las vías ferroviales en el país. Como era difícil en algunos lugares conseguir Gin para preparar Gin & Gin (Gin con Ginger Ale), entonces cambiaron el Gin por el Singani y lo llamaron “Short Fly”, como se le decía en términos ferroviarios a los carriles que se construían temporales para hacer atajos, entonces le dieron este nombre ya que se embriagaban muy rápido. Posteriormente el nombre de “short fly” fue tomado por los pobladores locales quienes lo transformaron a “Chuflay”. Hoy en día es el coctel emblemático de Bolivia.

El Pisco

El pisco es una bebida fermentada y destilada de la uva. Su denominación de origen fue otorgada en el año 1991 por INDECOPI (Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual) y sólo se puede producir en los departamentos de Lima, Ica, Arequipa, Moquegua y Tacna en Perú, aunque existen otros países como Chile que lo producen.

El pisco nace de la mezcla de dos culturas; de las uvas y los procesos de destilación que trajeron los españoles y las ánforas de barro que dejaron como legado los pueblos indígenas que habitaban el valle de Pisco, los cuales también se denominaban “Piskos”, que posteriormente los españoles utilizarían para almacenar y añejar esta bebida. El nombre pisco proviene del quechua pisqu o pishqu al que los Incas les dieron a las aves costeras que se alimentan de peces. De todas maneras, lo cierto es que las uvas, los procesos de destilación, las ánforas de barro, el puerto de pisco, fueron una combinación perfecta de viejo y nuevo mundo para obtener una bebida única que ha sido reconocida a nivel mundial.

La producción de pisco puede realizarse de dos formas: Artesanal, que cuida los procesos ancestrales de su elaboración e industrial, que, a pesar de seguir los procesos ancestrales, incorpora nuevas tecnologías para su producción.

Su elaboración comienza después de la vendimia (cosecha) en marzo y las uvas son llevadas a la bodega (lagar) donde son pisadas (método artesanal) o prensadas (método industrial), luego este mosto (jugo) obtenido se fermenta y se destila.

Las uvas utilizadas para su elaboración pueden ser aromáticas como la Moscatel, Italia, Albilla, Torontel o no aromáticas como la Quebranta, Mollar, Uvina y Negra corriente. El pisco según la Norma Técnica Peruana se puede clasificar en:

Pisco Puro: Se elabora de una sola variedad de uva, ya sea sólo de uvas aromáticas o no aromáticas. El pisco puro que más se consume es el que se elabora de uva Quebranta (no aromática). Al ser puro, se puede percibir toda la complejidad de la uva en cuanto a sabor y aroma.

Pisco Mosto Verde: Antes de terminar el proceso de fermentación se destila, es decir que las levaduras no terminan de transformar los azúcares en alcohol dejando azúcar residual, es por esta razón que se llama mosto verde. Su sabor es muy suave sin perder su estructura y cuerpo.

Pisco Acholado: Es una mezcla de diferentes uvas o piscos (blended). El término “cholo” de manera coloquial significa mezcla de razas criollas de los andes peruanos. Con este tipo de pisco se elabora el pisco sour.

Pisco Aromático: Proviene de uvas aromáticassiendo muy complejos en cuanto aromas y sabores. Pueden ser florales, frutales, cítricos. Se utiliza mucho en coctelería.

La Grapa

La grappa es una bebida espirituosa o aguardiente que se elabora a partir del orujo, es decir de los restos de las uvas prensadas que se fermentan y se destilan. Para su elaboración se pueden utilizar uvas blancas o tintas. Su contenido alcohólico es de 35 a 50 grados. A una buena grappa nunca se le adiciona agua en su proceso de fermentación o destilación.

Recordemos que la destilación de los alcoholes ha sido una práctica que se remonta al siglo XII por los alquimistas y que la Escuela de Salerno comenzó a estudiar estos procesos para mejorar las técnicas y la calidad de los alcoholes y posteriormente en el año 1600 los monjes jesuitas de España, Francia y Alemania comienzan a investigar y a seguir mejorando dichos procesos con el brandy. La grappa al igual que el orujo se ha relacionado con la gente del campo y con los soldados porque siempre llevaban consigo una ración de esta bebida para la guerra. Se dice que la primer grappa se destiló en el municipio de Bassano del Grappa de la provincia de Vinceza, en la región del Véneto al norte de Italia. La denominación de origen de la grappa es de las zonas de Piemonte, Lombardía, Véneto, Trentíno, Alto Adige y Friuli ya que estas regiones han producido esta bebida desde tiempos remotos guardando aún sus tradiciones.

Las grappas se pueden clasificar en distintas categorías como por ejemplo por regiones de acuerdo a su Denominación de Origen: Friuli Venezia Giulia, Lombardia, Piemonte y del Valle D’Aosta, Trentino y del Tirol del sur, Veneto, Emilia Romagna y de Sardegna.

También se pueden clasificar por tiempo de añejamiento:

Grappa Joven (Giovane): Una vez se realiza el proceso de destilación se embotella. Suele ser incolora. Grappa añejada (Affinata): Se añejan en barricas de madera durante un tiempo mínimo de seis meses y tiene un sabor más suave y un color dorado. Grappa Vieja (vecchia): Se añeja por un tiempo mínimo de doce meses en barrica. Tiene un color ámbar y tiene una complejidad aromática que resalta la suavidad de su sabor. Grappa Reserva o Muy Añeja, (stravecchia), se envejecen por un mínimo de dieciocho meses en barricas de roble o barricas donde se ha añejado jerez 

Se pueden clasificar en dos grandes familias como:

Las grappas de Monovitigno, son aquellas elaboradas a partir de un solo tipo de uva. Se utilizan uvas muy dulces y concentradas como por ejemplo Barolo, Verduzzo, Moscato, Picolit, entre otras.  Las grappas aromatizadas, las cuales forman un grupo muy particular porque son muy especiales ya que en su interior tienen hierbas aromáticas. La conocida de estas es la grappa “alla gruta” que tiene una rama de ruda en su interior.

Por lo general, las grappas se consumen como digestivo o para acompañar el café. La temperatura de servicio varía de acuerdo con su añejamiento; las jóvenes se sirven frías y las añejas se sirven de 16° a 18°C en copas donde se pueda apreciar su aroma y sabor. En el mercado local se pueden encontrar algunas de las clasificaciones mencionadas.

El Orujo

El Orujo es un aguardiente con denominación de origen de Galicia, España, desde 1989. Se elabora a partir de los hollejos de la uva (cáscara) después de ser prensada y exprimida que se fermentan y posteriormente se destila en alambiques de cobre para obtener una graduación alcohólica de 35° a 60°. En muchos países de Europa, inclusive en otras regiones de España se elaboran bebidas similares.

La etimología de la palabra orujo proviene del latín “involucrum” que significa “envoltorio”, es decir que tiene relación con lo que hoy en día conocemos como la cáscara y en gallego significa “bagazo”. El origen de esta bebida tiene registros desde el año 1.600 cuando los monjes de la compañía de Jesús comenzaron a interesarse por investigar y mejorar procesos de destilación para uso medicinal. En 1617 el eclesiástico catalán Miguel Agustí publica la primera obra donde describe de manera detallada el proceso de destilación del aguardiente de orujo. Posteriormente en el año 1663 el Jesuita Anastacio Kircher publica un tratado de química donde propone los orujos como materia prima para producir alcohol. En el siglo XVII los holandeses popularizan el consumo y comercio de los aguardientes de uva en España y algunos lugares de Francia.

Existe una fiesta que se celebra cada año el segundo fin de semana de noviembre en Potes en el valle de Liebana, Cantabria donde se premian a los mejores destiladores de orujo de la región.

Dentro de las categorías de orujo se puede encontrar:

Blanco o Joven: Es aquel aguardiente que después de su proceso de destilación y estabilización se embotellan.

Anejado: Tiene un tiempo de guarda mínimo de un año en barricas de roble. Su color es dorado.

Mezcla: Suele ser mezclado con productos lácteos.  (Crema de orujo)

Aromáticos: Son aquellos en donde se utilizan uvas aromáticas como moscatel, malvasía, etc.

Aromatizados: Son aquellos que tienen un proceso de maceración con hierbas las cuales le aportan otros aromas y sabores.

El consumo del orujo ha ido evolucionando con el tiempo. En la antigüedad los campesinos lo consumían antes de comenzar sus labores en el campo. Hoy en día se consume en vasos pequeños y cortos (shots) después de las comidas como digestivo o también suele consumirse con el café.

21. El Cognac y Armagnac

El cognac es un destilado de uvas blancas con denominación de origen de la región de Cognac, Francia. Lo mismo ocurre con el Armagnac que proviene de la región de Armagnac, Francia. Ambas bebidas técnicamente son brandis, pero se diferencian con el brandy español no sólo en su denominación de origen sino también en los tipos de uva que se utilizan para elaborarlos y  el método de destilación; estas bebidas se debe destilan mínimo dos veces de manera muy lenta y se añejan por periodos muy prolongados en roble francés. Un dato particular del proceso de la destilación del Armagnac, es que se destila cada año en invierno, antes del 31 de marzo. Cabe mencionar que con el paso de los años en barricas de madera el alcohol se va evaporando, disminuyendo su graduación alcohólica hasta 40%GL (parte de los ángeles) y se oxida lentamente tomando un color ámbar o caramelo, intensificando sus aromas y sabores.

Según Appellations d’Origine que protege a todos los productos de Francia, los cognacs y los armagnacs también los protege dicha norma. El cognac se produce en el departamento de Charente, en las zonas Grande Champagne y Petite Champagne, Borderies y Bois à Terroir, siendo la zona del Champagne donde se producen los cognacs de más alta calidad. En cuanto a las regiones de la producción del Armagnac, se encuentran los departamentos de Gers, las Landas y de Lot y Garona, en las zonas Bas-Armagnac, Armagnac Tenarèze, Haut-Armagnac y Blanche Armagnac. Las uvas que se utilizan para elaborar tanto el Cognac como el Armagnac son Folle-Blanches, las St. Émilion y las Colombard que son uvas blancas con buen contenido de acidez para que el resultado sea óptimo.

Podemos encontrar las siguientes clasificaciones de Cognac según su añejamiento: Una “estrella”: de 2 a 5 años, Dos “estrellas”: de 3 a 8 años, Tres “estrellas”: de 10 a 15 años, V.O.: Muy añejado (very old) de 10 a 15 años, V.O.P (Very Old Pale) Producto muy añejado 15 años, V.S.O.P. (Very Special Old Pale) Producto superior, muy añejado, 20 años, V.V.S.O.P (Very, Very Special Old Pale) Producto superior muy muy añejado, 25 años, X.O.: Extraordinario añejado, 30 años, Extra: Extraordinario añejado, 50 años.

El Armagnac tiene una clasificación muy similar al cognac: VS o tres “estrellas”: jóvenes entre 1 y 3 años, VSOP o Napoleón: entre 4 y 9 años, XO o Hors d’Age: a partir de 10 años, X.O Premium: más de 20 años y Armagnac de añada. Al igual que el brandy, el cognac y armagnac se deben beber pausadamente, en la cristalería adecuada; copa de boca angosta, cáliz ancho y tallo corto para poder calentar con la mano la bebida ya que todas en su estilo son exquisitamente aromáticas, con sabores muy complejos para disfrutar, saborear y deleitar.

La historia del Cognac tiene dos versiones; la primera nos traslada al siglo XVIII, su origen más remoto cuando los viticultores galos comenzaron a destilar vino para conservarlo en barricas de roble durante muchos años debido a que sus vinos tenían poca demanda, por esta razón era mejor convertirlos en aguardientes.  Comenzaron a experimentar después de muchos años de guarda, que estos aguardientes tomaban un color dorado brillante, vivaz y que su intensidad en aromas y sabor era muy agradable. Esta bebida toma el nombre de Cognac porque se comienza a elaborar en la región de Charente en Cognac, Francia.

La segunda versión nos cuenta, que a la región del Cognac comenzaron a llegar marineros de todo el mundo y que los viticultores aprovecharon la oportunidad para incrementar las ventas de sus vinos, promoviendo y popularizando el consumo de ellos. Se dice también que como los marineros solo podían transportar una cantidad limitada de vino, los viticultores comenzaron a destilarlos para aumentar su graduación alcohólica, así esta bebida se concentraría y posteriormente al llegar a su destino final, se diluía con agua para volver a recuperar sus propiedades. Estos vinos podían resistir las largas travesías en el mar, pudiéndose conservar mejor.

A pesar de que esta bebida nace en tierras galas, fueron los ingleses e irlandeses quienes la han comercializado a lo largo de la historia, como fue el caso del irlandés Richard Hennesy que se estableció en la región del Cognac, al igual que los ingleses de la familia Martell quienes han elaborado y exportado cognac durante muchos años. Otras marcas reconocidas que podemos encontrar en nuestro mercado son: Remy Martin, Louis XVIII, Courvoisier, Napoleón, entre otras; Cada una con sus diferentes categorías de acuerdo con el tiempo de añejamiento.

En cuanto al Armagnac, se dice que es uno de los aguardientes más antiguos de Francia. Aparece en 1461 en la región de Las Landas, Armagnac al cual le atribuía cualidades terapéuticas y misteriosas. Era un “Aqua Ardens” (Aguardiente) como llamaban los alquimistas a las bebidas que tenían un 40% de alcohol. Al igual que el brandy el armagnac lo comenzaron a comercializar y a popularizar los holandeses y era una bebida muy apetecida por sus virtudes medicinales. El armagnac se diferencia del Cognac porque solo se realiza una destilación y se añeja menos tiempo que el Cognac.

Cada una de estas bebidas tiene una historia, no solo de la bebida que se añeja sino también en cada una de sus botellas que nos llaman a conocerlas, explorarlas y a deleitarnos con la complejidad de sus bondades únicas y exquisitas.

El Whisky o el Whiskey

El whisky es quizás, una de las bebidas espirituosas más conocida en el mundo.  Se dice que la práctica de la destilación fue llevada a Irlanda aproximadamente en el año 1405 por los monjes que viajaron a la isla, provenientes de España y Francia para la evangelización y conversión al cristianismo de los pueblos celtas, los cuales practicaban el paganismo. La técnica de la destilación ya era conocida en Europa para destilar vino y producir brandy. Los monjes llevaron consigo los alambiques entre sus pertenencias. Como en estas tierras no había vino para destilar y producir brandy, entonces comenzaron a destilar los mostos (jugos) provenientes de las fermentaciones de los cereales, especialmente de la cebada.  A esta bebida la denominaron “Whiskey”.  Whisky llega a Escocia en 1494 cuando el Fraile Juan Cor realizo la primera destilación de cebada en grandes cantidades, la cual se introduce a la población como una bebida medicinal. La palabra Whisky proviene del gaélico “usquebaugh”, que significa “agua de vida”.  La diferencia entre Whisky y Whiskey no solo está en los procesos de producción, sino también en la forma de escribir y pronunciar; En el gaélico escocés: “Uisge Beatha” y en el gaélico irlandés: “uisce beata”.

Según algunos autores, las migraciones irlandesas y escocesas que llegaron a América, especialmente a Estados Unidos y Canadá en 1777, no solo llevaron sus expectativas y sueños hacia una nueva tierra, sino que también llevaron el whisky a las colonias que conformaban. Como esta bebida se elabora a partir de granos y cereales que se cultivan de manera abúndate, el maíz que es un producto nativo de América ha sido la materia prima principal del whiskey americano, como el centeno que se utiliza para el whisky Rye. El Whisky Americano se le denomina también “Whiskey” como en Irlanda o “Bourbon” y el Whisky Canadiense es conocido como “Rye”. El whisky con el tiempo y las fusiones culturales se expandió a otros lugares apartados como India y Japón. Hoy en día todos los países que producen Whisky le brindan al consumidor una amplia posibilidad de conocer y disfrutar de otros estilos de whisky donde la tradición, la creatividad y los nuevos retos han hecho que esta bebida sea una de las más consumidas y aceptadas en muchas culturas. Más adelante explicaré de forma más detallada cada uno de estos estilos.

Las bebidas espirituosas – El agua de vida

El mundo de las bebidas es muy amplio. Se les denomina “espirituosas”, a las bebidas que son destiladas y que poseen una graduación alcohólica alta.

La destilación, es uno de los legados más importantes de los alquimistas (científicos y filósofos) del antiguo Egipto, china, India, Grecia, del Imperio Romano e islámico. Los islámicos en la edad media, fueron quienes perfeccionaron las técnicas de la destilación y los primeros en separar alcoholes por medio de un alambique. Es por esta razón que la palabra “Alcohol” proviene del árabe.

Al comienzo se destilaban flores, frutas y resinas para sacar las esencias de los perfumes como también algunos minerales para hacer maquillajes, es el caso del “Kohl” que se utilizaba y aun se utiliza para delinear los ojos. Con la caída del Imperio Romano, el cristianismo aceptó y adopto todo este conocimiento, haciendo estas prácticas de destilación en los monasterios. Los alcoholes que se destilaban se dividían en dos: Los “aqua ardens” de 60 grados (aguas ardientes) y “Aqua Vitae” (Aguas de vida) de 90 grados.  Solo se usaban para fines medicinales.  El primer fermentado que se destiló en la historia, fue el vino, por eso también, se les llama “espirituosas” por el espíritu, la esencia de la materia prima que es el alcohol. El primer libro que aparece sobre este tema es Liber Aqua Vitae de Arnau de Vilanova; un médico, teólogo catalán, profesor de la universidad de Montpellier, quien revela y difunde los secretos de la destilación de los vinos y habla de las cualidades curativas de este elixir. El sabor de estos alcoholes era tan fuerte que se comenzaron a macerar y a destilar con frutas, hierbas, flores, especias que no solo eliminaban el mal sabor, sino que proporcionaban a la bebida sus beneficios terapéuticos y es entonces cuando nacen los licores y la destilación moderna. Nadie se imaginó que esta invención tan extraordinaria de la destilación sería uno de los aportes científicos que influenciaría para siempre la historia de la humanidad.

Filoxera en las Parras

La arrasadora y devastadora filoxera

¿Qué es la filoxera?, es un insecto parasito de la vid, que ataca a toda la planta en sus diferentes fases, especialmente las raíces de la planta. Este insecto es originario del este de Estados Unidos.

El origen de esta plaga en Europa pudo haber sido por la importación de vides americanas con el fin de ensayar y mejorar algunas especies que fueran resistentes al oídio (hongo que ataca a la vid también, originario de América). No contaron con que las vides importadas estuvieran infestadas de larvas de filoxera.

En 1854 la filoxera es descubierta por el entomólogo Asa Fich. Otros científicos van descubriendo la aparición de nuevas características de esta enfermedad.

En 1863 aparecen en Francia las primeras plantaciones con filoxera, muy esporádicas. Ya para 1868 la plaga toma fuerza y empieza a arrasar y devastar todos los viñedos desde Francia, después España y Portugal, propagándose por el resto del mundo y creando en pocos años una crisis vitivinícola.

Solo algunos lugares estuvieron libres de dicha plaga como Chipre, La isla de Creta (Grecia), Canarias (España) y Chile, ya que por sus suelos arenosos y el mar crearon una barrera natural protectora que no dejó que la filoxera se desarrollara.

Los productores de vino y los científicos se demoraron muchos años en estudiar la forma de contrarrestar la filoxera. Hasta que a finales del siglo XIX, se percataron que todas las vides sensibles a esta enfermedad eran vides europeas y que las vides americanas eran resistentes al insecto. Así como la enfermedad llegó de América, la solución a ella también.

El científico Leo Laliman recomendó injertar las vides europeas en pies de vides americanas. Este método del porta-injertos con vides americanas tuvo resultados y fue necesario también realizar estudios previos de clima y suelo para saber cual especie se adaptaba y resistía más a la enfermedad. El remedio sin duda tuvo éxito.

La filoxera ha sido uno de los desafíos más grandes que ha tenido la viticultura mundial, exigiendo técnicas y tecnologías más avanzadas para mejorar los cultivos y por supuesto, la calidad de los vinos, dejando atrás treinta años de angustia, crisis y perdidas. La industria vitivinícola se fortaleció aún más después de la filoxera, preparándose para otros retos del siglo XX, las guerras mundiales.

Vino en Australia

El vino en el nuevo mundo: Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica

La expansión del vino en el nuevo mundo vitivinícola no solo llegó hasta el continente americano, sino que llegó hasta otros lugares mucho más lejanos por los descubrimientos, las conquistas y por la capacidad adaptativa de la vid a los diferentes suelos y climas.

Después el descubrimiento de Australia (Nueva Holanda) por el navegante William Janszoon en 1606, para finales del siglo XVII, Arthur Phillip, gobernador de Nueva Gales del sur descubre que aquellas tierras son aptas para el cultivo de vid y cultiva las primeras vides en uno de los asentamientos pioneros; llamado Rose Hill (hoy en día Parramatta).

En 1788 llega la primera flota con vides europeas. En realidad a los primeros colonos europeos poco les interesaba consumir vino, estaban acostumbrados a bebidas mucho más fuertes como el ron.

Muchos de los primeros colonos eran prisioneros de guerra como el caso de Anthony Landrien y Francois de Riveau que los enviaron desde Francia para que promovieran el cultivo de la vid. En 1822 se hace la primera exportación de vinos australianos por Gregory Blaxland. Con el paso del tiempo fueron apareciendo viticultores importantes como James Busby quien se interesó en llevar otras variedades de vid de mejor calidad y adaptación a los terrenos australianos y neozelandeses, mejorando así la calidad de los vinos.

En el siglo XVII la vid también llegó a Sudáfrica. En 1640 la compañía holandesa de las indias orientales decide establecer un punto estratégico con fines comerciales en el Cabo de Buena Esperanza. Uno de los primeros colonos de este lugar fue Johan Van Riebeeck, pero fue Mauricio Simon Van Der Stel quien empezó a impulsar los grandes cultivos de vid y los “Hugonotes” franceses que se establecieron en Sudáfrica aportaron su conocimiento para mejorar la producción de vino. Durante estos siglos de esplendor y expansión del cultivo de vid, la búsqueda y el arduo trabajo por mejorar la calidad de los vinos, la viticultura se vio afectada desde América y Europa hasta estos lugares tan alejados por una plaga que pondría en riesgo esta viticultura tan prometedora, la tan arrasadora filoxera

Vino en America

El vino en el Continente Americano

Mucho antes de la llegada de los conquistadores y colonizadores europeos a América, los vikingos ya habían encontrado vides silvestres. Establecieron una colonia llamada Leifbundir fundada por Leif Eriksson, en “Vinland” (tierra de viñas), lo que hoy se conoce como la isla de Terranova, en Canadá, unos 1000 años d.C., es decir, que quinientos años antes de la llegada de Cristóbal Colon en 1492 ya existían plantaciones de vides americanas (Vitis Riparia, Vitis berlandieri, Vitis Lambrusca y Vitis Rupestri).

Cuando los españoles y portugueses llegan a tierras americanas, traen los primeros sarmientos, claro está que formalmente fueron los españoles quienes trajeron las primeras vides europeas a suelo americano. Se da inicio a la viticultura ya que por la distancia y por el medio de transporte marítimo no podían abastecer a todas las colonias que iban formando, así que buscaron suelos y climas aptos para el cultivo.

Años más tarde, en 1522, Hernán Cortez fue el que impulsó el cultivo de Vitis vinífera (vides europeas) provenientes de España, siendo la nueva España (México) el primer lugar en el continente americano en plantarse uva, en producir vino y comercializarlo.

Las bodegas más antiguas de América datan de 1593 fundada por Francisco Urdiñola en el estado de Coahuila y posteriormente en 1597, Lorenzo García estableció la hacienda San Lorenzo en el estado de Guerrero, la cual aún existe con el nombre de “Casa Madero”.

Durante el siglo XVI, La vid también es rápidamente difundida junto con los monasterios y misionero y llega a Estados Unidos, mientras que en el sur de América, Francisco Pizarro fue quien impulsó el cultivo de vid en Perú. La hacienda Marcahuasi, en Cuzco fue la que produjo el primer vino de Sur América. El cultivo de vid se expande a Bolivia (1500), Chile (1541), Argentina (1556). En el siglo XVII las vides europeas llegan a Paraguay y Uruguay.

Los portugueses Introdujeron la vid a Brasil en 1532 y más tarde los Jesuitas extienden sus cultivos en Rio Grande do Sul. A finales del siglo XIX los colonos italianos aportan otras variedades de vides.

Es así como los conquistadores, colonos y misioneros dejan este legado de viticultura, pero estos nuevos territorios vitivinícolas, le aportaron a las uvas y al vino, una gran variedad de condiciones de suelos, climas y trabajos de cuidado en los viñedos que hacen que hoy en día se produzcan vinos con características únicas y especiales y sean apreciados a nivel mundial por su estilo propio e innovador.